"The Black kiss" On oral stimulation of the anus

Published: September 23, 2011

El Beso negro; para aquellos que no lo sepan, consiste en la estimulación oral de la zona del ano y alrededores. Al contrario que el sexo oral no es una práctica absolutamente mayoritaria, existe gente a la que le da cierto reparo realizar o recibir este tipo de atenciones.

Supongamos que sabes que tu pareja está dispuesta a dejarse hacer, ¿Qué se puede hacer para sacar el máximo partido de la experiencia?

La limpieza es todavía más importante en el beso negro que en el tradicional sexo oral. Darse un baño o ducha sensual acompañados puede ser una forma de estimularse y a la vez asegurar que la zona está completamente limpia. Tu o tu pareja deberán limpiar el ano con jabón insertando un dedo en el recto, repitiendo esta operación varias veces. Por supuesto estos deberes ya pueden venir hechos de casa, pero queda como opción para aquellas parejas que les guste hacerlo.

Deja que tu pareja se relaje y se sienta cómoda con tus exploraciones de su trasero antes de que entierres tu legua en su ano. Masajea la espalda y las nalgas, besa y roza la parte anterior de sus muslos y el glúteo propiamente dicho. Lame, chupa y mordisquea (con cuidado) sus nalgas; perineo y la piel alrededor del recto. Lubrica y calienta la zona con tu boca.

El recto habitualmente se contrae cuando se estimula y luego se expande. Lame ligeramente o toca con la punta de tu lengua el recto, y espera su respuesta.

Después de unas pocas suaves interacciones los musculo del esfínter deberían empezar a relajarse y permitir una exploración mas profunda.

La región anal está llena de terminaciones nerviosas perfectamente estimulables con las caricias de tu lengua. Maten tu boca lubricada. Prueba a dejar la lengua relajada y trazar un círculo alrededor del ano, o también endurecerla e intenta penetrarlo con ella ligeramente. Alterna ambas estrategias para máxima efectividad.

Full text of article available at link below –

Leave a Reply