Silueta X enables partners to open micro-companies

Published: November 26, 2010

Convertirse en un microempresario de éxito y asumir el rol de ser su propio jefe es el reto de Carlos Marcillo, transgénero masculino militante de Silueta X. Esta agrupación lucha por los derechos humanos de este sector, considerado por ellos como el más olvidado.

Marcillo tiene como meta montar su propio restaurante. Mientras estudia Gastronomía en la Universidad de Guayaquil, Rubén Daza, uno de sus compañeros, ansía retomar los estudios de Diseño en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol).

Diane Rodríguez, presidenta de la Asociación, se inclina por la apertura de una discoteca, en la que afirma, “no se discriminará a nadie”. Rodríguez baraja igualmente la posibilidad de tener su propio consultorio una vez obtenga el título de Psicóloga en la Universidad de Guayaquil.

A los sueños de Marcillo, Rodríguez y Daza, se suman las aspiraciones de Alan García, nombre con el que se le conoce a una joven alumna de un colegio fiscal, quien está segura de ingresar a la Marina.

También están los sueños de Leonardo, quien aspira a ser vigilante. Y el de Anabel, cuya obsesión es un estudio jurídico en una calle céntrica.

Full text of article available at link below –

Leave a Reply