Paul Perez Addresses HIV/AIDS and combats Homophobia in new book "A Year Without Love"

Published: July 12, 2011

Admite que su novela, que inspiró la película de Anahí Berneri, nació “desde la bronca”, al sentir en carne propia la discriminación en la sociedad, en los hospitales y hasta en su familia. Aboga por “una medicina más humana” e advierte que el sexo leather también puede ser un acto de amor.
 
El 1 de diciembre se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional de la Lucha contra el Sida, declarado en 1998 por la Organización Mundial de la Salud. La Campaña Mundial contra el Sida 2005-2010 ha escogido como eje: “Detener el Sida. Mantener la promesa”. Los 191 Estados miembros de la ONU se han comprometido a cumplir estos objetivos.

Muchas películas han abordado la temática del VIH/Sida y entre ellas sorprende y dignifica la argentina ‘Un año sin amor’ (2004), dirigida y adaptada por Anahí Berneri; sobre la novela homónima de Pablo Pérez. El libro no sólo plantea los desafíos que conlleva la problemática de una persona que vive con el virus, sino que además se atreve a mostrar desde adentro el mundo leather; otras variantes de goce en las prácticas sexuales, los vínculos familiares de una persona gay y su necesidad afectiva. Un banquete imperdible del nuevo cine argentino, casi una excepción.
 
El libro, a modo de diario íntimo, conmueve por su transparencia. Pérez lo cuenta: “‘Un año sin amor’ es un libro que surge de la bronca. Bronca hacia la sociedad, los hospitales, la discriminación, hacia mi familia. Es un libro muy raro porque empieza con el odio. Después leí de Albert Camus (autor de ‘El extranjero’) que él es un escritor escribe por rebeldía y yo me sentí muy identificado con eso. Las campañas publicitarias no pasaban de decir: “Use preservativo, no comparta jeringa, y no intercambie cepillo de dientes”, mas o menos lo mismo que se sigue diciendo ahora. Yo venía de Francia y en esa época se abrían otras posibilidades sobre cuáles eran los comportamientos sexuales de riesgo, había publicidades que decían por ejemplo: “La lluvia dorada es sin riesgo”; pero acá hablar de sexualidad a esos extremos…”

-Obvio, ¿quién va a admitir que ama la lluvia dorada?
 
-O el juego de amo y esclavo sin riesgo. Proponer alternativas a la sexualidad sin riesgo y que no pase por usar forro o no usar forro. Todas estas relaciones que cuento en ‘Un año sin amor’, que son un juego erótico donde uno puede disfrutar de la sexualidad a pleno, a niveles de mucha excitación y endorfinas. Yo quería hablar, por un lado, de la burocracia médica, los hospitales, los asistentes sociales. En ese momento yo acababa de salir del hospital y pesaba 51 kilos, tosía todo el tiempo, caminaba a paso de abuelito, e ibas a un lugar a buscar un medicamento y te decían “no, acá no es, tiene que ir a buscar un papel a tal lado” y después ahí te dicen “no, acá no, tenés que ir al hospital primero, después con la firma del médico…” ,y en el estado de enfermedad que uno puede llegar a estar y no tenés nadie que te acompañe, eso es imposible.

Full text of article available at link below –

Leave a Reply