La Lucha Arco Iris: Una Base para la Batalla Global por los Derechos Gay

Published: octubre 17, 2011

NACIONES UNIDAS – Este Junio el Concejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ajustadamente pasaron si primera resolución haciendo un llamado para los derechos gay universales con el apoyo de más de 80 países. Fue un hito histórico, un reconocimiento global de que los derechos gay y los derechos humanos son finalmente sinónimos, al menos en el papel, aquí en Nueva York en el organismo mundial.

Como estos derechos juegan un papel en el mundo real es otra historia muy diferente, y es el tema de un “Informe Especial” de GlobalPost el cual examinará los derechos de personas que son gays, lesbianas, bisexuales y trans (LGBT) a través de una serie de informes por los siguientes dos meses desde cada esquina del mundo.

En Sudáfrica, por ejemplo, el mismo país donde se introdujo la resolución exitosa, existe una crisis domestica galopante de violencia basada en el género. Esta violencia incluye una brutalidad horrenda única conocida como “violación correctiva” que es un ataque sexual dirigido contra lesbianas. No se conoce una completa explicación de este fenómeno perturbador, pero los activistas de derechos humanos han reportado 10 casos por semana en Ciudad del Cabo únicamente.

Y en respuesta a los esfuerzos de la “Nación Arco Iris” en las Naciones Unidas, muchas naciones Africanas los amonestaron por aliarse con los Países de Occidente sobre la Homosexualidad – usualmente pintada como no nativa de África.

Así es la naturaleza incongruente de lo que GlobalPost llama “La Lucha Arco Iris”. Es un movimiento internacional que ha logrado enormes victorias sociales y legales en los pasados 10 años – desde Holanda como punto de partida con la legalización del matrimonio gay en el 2001 al final de la política de “No Preguntar, No Decir de los Militares de los Estados Unidos en Setiembre. Pero es un movimiento de Derechos Humanos que enfrenta un contra movimiento por los “valores tradicionales” que están mejor solventados e igualmente fervientes, tendiente a ver a la homosexualidad no solo como una amenaza a la humanidad sino también en su relación de ésta con lo divino.

El resultado es una cultura de guerra global empapada en religión y política, y es una batalla que esta ahora en un momento crítico.

(Leer la cobertura en profundidad de GlobalPost del 2010 de la lucha global por los derechos gays: Planeta Arco Iris.)

Por un lado, los grupos de activismo cristianos contra gays como los Ministros de la Verdad Duradera son relativamente desconocidos en los Estados Unidos pero llevan un gran peso en países como Uganda, Letonia y Rusia, donde han establecido puestos de vigilancia y se han asociado con lideres religiosos locales.

El Presidente de la Verdad Duradera Scott Lively y dos colegas Americanos visitaron Uganda en Marzo del 2009, siendo anfitriones de un evento de tres días donde satanisaron la conducta homosexual como una amenaza a la familia Africana. Seis meses después, el parlamentario de Uganda David Bahati presentó lo que ha sido llamado “El Proyecto De Ley Matemos a Los Gays,” inicialmente incluyendo la pena de muerte por actos de sexo gay. El Proyecto de Ley esta suspendido por ahora en el Parlamento de Uganda luego de una protesta sostenida internacional en contra de el.

Pero el mensaje que Lively y sus aliados de la Verdad Duradera entregaron es inequívoco: “La homosexualidad no es un fenómeno benigno ni moralmente neutral,” argumentó Lively. “Es una forma insidiosa y contagiosa de perversión sexual condenada por Dios como una abominación.”

En la lucha Global por los Derechos Gays, de acuerdo con estos activistas, Dios es el mayor oponente del movimiento LGBT. Y en opinión de Lively, los gays están ganando.

“La agenda homosexual representa una amenaza existencial para la Civilización Cristiana y estamos en la fase final de la guerra, perdiendo gravemente,” cree Lively.

Pero hombres como José Mantero, el sacerdote Romano Catolico quien fue removido del sacerdocio en el 2002 al poco tiempo de volverse el primer sacerdote en declararse como gay, esta incondicionalmente en desacuerdo.

He visto la angustia que los sermones homofóbicos pueden causar en las personas gay que son perfectos buenos cristianos,” dice Mantero.

La Oposición Divina

Al declararse como gay, el enfrento un montaje enorme de organismos religiosos y políticos – desde el Vaticano, que supervisa al billón de católicos en todo el mundo, a la Comunión Anglicana Mundial, que preside las iglesias de aproximadamente 100 millones de Anglicanos – o Episcopales – Seguidores, a la Organización de la Conferencia Islámica y varios grupos de Judíos Ortodoxos.

Estas organizaciones grandes religiosas establecidas dedican literalmente cientos de millones de dólares anualmente a su misión. Y desde el pulpito en las iglesias, mezquitas y sinagogas, promueven su visión tradicional de la religión que ve a la homosexualidad como un grave pecado. Adicionalmente existe un número de grupos más activos de evangélicos americanos como la Alianza Global del Éxodo, quienes tienen a su cargo un estimado de “155 millones de homosexuales que luchan con la homosexualidad.”

Trabajando en diferentes capacidades con liderazgo extranjero y las bases, ellos buscan influenciar las políticas y las leyes en naciones extranjeras sirviendo como expertos en los peligros que ellos asocian con la homosexualidad, como el VIH/SIDA, el quiebre de la unidad familiar y el decaimiento espiritual. Como línea principal de argumentación de los cristianos acerca de cómo manejar la homosexualidad, sus hermanos más extremos alzan la bandera en alto denunciándola.

Los campos de batalla claves en la “Lucha Arco Iris” incluyen casi toda África, El Caribe, el Medio Oriente y el Este de Europa. Aunque mucha de la Europa Occidental, Asia y las Américas se han alejado de la criminalización de la homosexualidad hacia mayores derechos, países como Irán, Uganda, Nigeria, Rusia y Arabia Saudita se están moviendo en la dirección opuesta.

Sin duda, 76 países aun criminalizan la actividad sexual en un mismo sexo y es castigable con la muerte en cinco. En muchos de estos lugares, el abuso policiaco y militar y la brutalidad son comunes. Los Gays tienen pocos casi ningún espacio público donde pueden socializar abiertamente, particularmente en las afueras de las grandes ciudades. Las incursiones del gobierno sobre lugares gays persisten, sentencias de prisión prolongadas son llevadas a cabo con regularidad. En la mayoría de países, las personas LGBT son las minorías más proclives a caer víctimas de crímenes de odio.

Deja un comentario