HSH, ITS y VIH: ¿Qué nos estamos perdiendo?

Published: agosto 1, 2011

Yo a menudo refiero cuanto del mundo de las ITS necesita ser llevado a una realidad desde sus techos proverbiales.

Recientemente, mi amiga y miembro de la Junta Directiva de la Coalición Nacional de Directores de ITS (NCSD por sus siglas en inglés), Susan Philip, quien dirige el programa de ITS en San Francisco, ha estado ayudándome a entender la importancia de tener más conversaciones francas y abiertas acerca de los retos únicos que los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) enfrentan al proteger su salud sexual.

A través de todos los Estados Unidos y en el mundo, los HSH continúan siendo un grupo desproporcionadamente afectado por las ITS y el VIH, pero necesitamos aún mejores datos y mejores herramientas para guiar los esfuerzos de prevención. Esto es particularmente cierto en el caso de las ITS.

Por ejemplo, hemos tenido un gran énfasis nacional en la eliminación de sífilis desde el año 1999 y se ha trabajado más recientemente para dirigirse a dos aspectos, la co-infección en personas infectadas con VIH y también el incremento del riesgo de infección de VIH en pacientes VIH negativos con sífilis.

Y mientras la atención debida es pagada a la sífilis en esta materia, no deberíamos olvidar que la Clamidia y la Gonorrea son ITS mucho más comunes, aunque estemos menos capacitados a medir su impacto en la salud de los HSH. Los pacientes quienes hayan sido diagnosticados con infección de sífilis son típicamente entrevistados por miembros del equipo del departamento de salud del estado o locales (a estos pacientes siempre se les da la opción de no responder a algunas o a todas las preguntas), y esta información incluye los números y género de los compañeros sexuales que han tenido, donde los encontraron y los tipos de sexo que han tenido con estos compañeros sexuales. Esta información ayuda a los programas locales de ITS, así como al Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en ingles) y otros socios en salud sexual a un mejor entendimiento de quien está en riesgo de sífilis y lo más importante dirigir los recursos de prevención más efectivamente.

Sin embargo, obtener estos datos es posible porque existen fondos federales específicos para apoyar el control de sífilis y los esfuerzos de prevención y porque aun en áreas con alta morbilidad por sífilis el número de casos es mucho menor a los de gonorrea o clamidia. Todavía, en muchos otros lugares a lo largo del país, es usualmente imposible entrevistar a todos los pacientes diagnosticados con gonorrea y clamidia. Debido a que carecemos de este tipo de información de entrevistas acerca de los compañeros sexuales, que nosotros no podemos saber con certeza que pacientes con gonorrea o clamidia son HSH y por lo tanto no podemos medir el impacto de estas ITS en su salud. Reconociendo que no podemos empezar a dirigirnos a las disparidades de salud sexual en HSH sin buenos datos, muchos estados y ciudades incluyendo California están cambiando los requerimientos de sus informes para incluir genero de los compañeros sexuales cuando los proveedores o laboratorios informan nuevos casos de ITS a los oficiales de salud.

En áreas donde el género de los compañeros sexuales es recolectado rutinariamente, las disparidades de ITS son encontradas comúnmente. En el 2010 en San Francisco, un estimado de 1 en 100 HSH fue infectado con sífilis temprana, pero los diagnósticos de clamidia o gonorrea fueron el doble de comunes como la sífilis. Más adelante, las tasas de gonorrea fueron 18 veces más altas en HSH que en hombres heterosexuales. Para clamidia, estas fueron 8 veces más altas.

El Texto Completo del artículo está disponible en el vínculo debajo –

Deja un comentario