Acceso Universal a la Prevencin, Tratamiento, Atencin y Apoyo Relacionados con el VIH: Desde los pases a las Regiones hasta la Reunin de Alto Nivel sobre Sida y ms all

Published: February 15, 2011

Visión General
Desde los comienzos de la epidemia del VIH, las personas han luchado contra todo pronóstico y se han
visto enfrentadas a importantes riesgos en busca de un mundo más equitativo que apoye su bienestar. Las personas, con propósitos y visión, han encabezado la respuesta frente al VIH y su lucha ha evolucionado hacia un compromiso nacional sin precedentes. Reconociendo la necesidad de responder a los complejos desafíos sociales, de salud y de desarrollo inherentes al VIH, los países han adoptado una respuesta multisectorial frente al VIH que involucra a los ministerios de gobierno, a la sociedad civil, entre los que se incluye a las personas que viven con y están afectadas por el VIH, a los socios internacionales para el desarrollo y a las agencias de las Naciones Unidas, a las comunidades de inspiración religiosa y al sector privado. A lo largo de los años, los gobiernos han creado y acordado numerosos compromisos de alto nivel y se han impuesto objetivos ambiciosos por medio de los cuales medir el progreso logrado, y por los cuales se harán responsables. A medida que se supervisan estos compromisos, las partes interesadas continúan identificando vacíos y obstáculos que deben superarse para poder ampliar su respuesta y mejorar la vida de las personas que viven con y están afectadas por el VIH. El acceso universal a tratamiento, prevención, atención y apoyo relacionados con el VIH es la culminación de estos compromisos y constituye un punto en la mitad del camino para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de “detener y revertir la propagación del VIH”. El acceso universal, como un llamado para lograr servicios relacionados con el VIH que sean más equitativos, asequibles e integrales, y como una plataforma para la justicia social, ha inspirado a personas y comunidades en todo el mundo para dar lo mejor de sí. El propósito de esta hoja de ruta es representar gráficamente los preparativos que se encuentran en proceso en los países, regiones y en todo el mundo para conocer el progreso logrado en términos de acceso universal, y el camino que queda por recorrer de modo de garantizar un compromiso renovado con este objetivo fundamental. Esto ocurre en un momento crucial para todos nosotros – ha surgido un nuevo panorama mundial, se dispone de nuevos avances tecnológicos y la intersección entre salud y derechos humanos está desafiando como nunca antes se haya visto a los gobiernos y a otros actores interesados. Sin embargo, los defensores de la respuesta al SIDA enfrentan su más grande desafío hasta ahora. Los éxitos de los últimos años han llevado a la complacencia en muchos lugares, justo cuando nuestros esfuerzos están comenzando a dar dividendos. El panorama de desarrollo y la crisis económica mundial han cambiado, congelando o incluso disminuyendo el financiamiento para el SIDA, y esto en medio de la gran cantidad de prioridades a nivel mundial con las que hay que competir, tales como el calentamiento global y los demás Objetivos de Desarrollo del Milenio. En lugares donde la epidemia se ha estabilizado o ha disminuido, las tasas de infección han vuelto a aumentar y la discriminación, las leyes punitivas y la violencia de género están minando cada vez más los esfuerzos realizados para mejorar el acceso a los servicios para laspoblaciones clave. El 2011 marca los 30 años desde que se identificó el primer caso de SIDA, los diez años desde el hito de la Sesión Especial sobre VIH/SIDA de la Asamblea General de las Naciones Unidas y cinco años desde la Reunión de Alto Nivel 2006 en la cual se hizo el compromiso para lograr el acceso universal. Si bien todos estos son hitos importantes, se siguen perdiendo vidas. Dentro del contexto de la austeridad fiscal y de los múltiples desafíos del desarrollo mundial, la Reunión de Alto Nivel 2011 sobre el SIDA entrega una oportunidad sin igual para agregar progreso sin precedentes al abordar esta crisis de salud mundial y para impulsar a los Estados Miembros a que se comprometan a lograr una agenda transformadora que supere las barreras existentes contra los servicios efectivos del VIH, y construyan respuestas sustentables globales de propiedad de los países.

Leave a Reply